Pintura y poesía

Pintura y poesía

viernes, 2 de enero de 2015

Paul Verlaine. Claro de luna. (Traducciones de Manuel Machado y Juan Ramón Jiménez).

Claro de luna
Óleo de Antonio Smith, Museo de Bellas Artes, Chile.

Clair de lune

Votre âme est un paysage choisi
Que vont charmant masques et bergamasques
Jouant du luth et dansant et quasi
Tristes sous leurs déguisements fantasques.

Tout en chantant sur le mode mineur
L'amour vainqueur et la vie opportune,
Ils n'ont pas l'air de croire à leur bonheur
Et leur chanson se mêle au clair de lune,

Au calme clair de lune triste et beau,
Qui fait rêver les oiseaux dans les arbres
Et sangloter d'extase les jets d'eau,
Les grands jets d'eau sveltes parmi les marbres.

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — -

Claro de luna


Traducción de Manuel Machado

Vuestra alma es un exquisito paisaje,
Que encantan máscaras y bergamascos,
Tocando el laúd y danzando y casi
Tristes bajo sus fantásticos disfraces.

Siempre cantando en el tono menor,
El amor triunfal y la vida oportuna
Parecen no creer en su felicidad
Y sus canciones se unen al claro de la luna.

Al tranquilo claro de luna, triste y bello,
Que hacen sonar los pájaros en los árboles,
Y sollozar extáticos a los surtidores,
Surtidores esbeltos entre los blancos mármoles..

Paul Verlaine (Francia, 1844 – 1896)


Claro de luna


Traducción de Juan Ramón Jiménez, 1903



Vuestra alma es un paisaje escogido que hacen
encantador emascarados y bergamascos,
tocando en sus laúdes, danzando y casi tristes
bajo la burla de sus disfraces fantásticos.

Y mientras van cantando en el modo menor,
el amor vencedor y la vida oportuna,
parece que no creen en su dicha, y deslíen
en el claro de luna su canción y su música,

en el claro de luna sereno, triste y bello,
que hace soñar a los pájaros en los. árboles
y sollozar en éxtasis los grandes juegos de agua, 
los juegos de agua esbeltos entre los blancos mármoles.


Claro de luna


Traducción de Juan Ramón Jiménez, 1933


Vuestra alma es un paisaje escojido, que van

embelesando emascarados y bergamascos
tocando sus laudes, danzando casi tristes
bajo la burla de sus disfraces fantásticos.

Mientras andan cantando, en el modo menor,
el amor vencedor y la vida oportuna,
parece que no creen en su felicidad
y mezclan en el claro de luna su música.

En el claro de luna sereno, triste y bello,
que hace soñar a los pájaros en los árboles
y sollozar de estasis los grandes chorros de agua, 
los chorros de agua esbeltos en medio de los mármoles.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Tu comentario será leído y publicado pronto.