Pintura y poesía

Pintura y poesía

lunes, 31 de julio de 2017

Abdellatif Laâbi. Hay un caníbal que me lee.

El lector (1856)
Ferdinand Heilbuth (Alemania, 1826 - 1889)
Óleo sobre lienzo
Kunsthalle de Hamburgo, Alemania. 

Hay un caníbal que me lee
Es un lector ferozmente inteligente
un lector soñado
No deja pasar ni una palabra
sin sopesar su peso en sangre
Llega a levantar las comas
para descubrir los bocados más selectos
Él sabe que la página vibra
con una respiración espléndida
Ah esa emoción que proporciona la presa
apetitosa y ya sometida
Él espera al cansancio
que va cubriendo el rostro
como una máscara sacrificial
Busca el fallo para abalanzarse
el adjetivo de más
la repetición que no perdona
Hay un caníbal que me lee
para alimentarse

Traducción: Laura Casielles

De Desde la otra orilla.

Abdellatif Laâbi (Marruecos, 1942). 

domingo, 30 de julio de 2017

Carmen Berenguer. Huellas de siglo.

Hommorbis Convulsivo (Homo City). 1973.
Roberto Matta (Chile, 1911 – 2002).
1.
La química sirve para todo,
hasta para borrar manchas históricas

2.
Si Dios me dice ¡Hola!
Yo le contesto:
¿Y dónde estabas tú,
antes que el infierno lo devorara todo
dándose un opíparo festín?

3.
Y al séptimo día
creaste al hombre
a semejanza tuya
y son millones de ediciones.

4.
Los héroes están en las plazas
para no dejarnos tan solitarios
frente al pasto.

5.
Todos hablan de persecuciones.
A mí no me persigue nadie.
Ni un enamorado. Me sigue

6.
Una señora de doscientos años,
a horcajadas orina en un bidé
con una flor en la mano.

7.
Cópulas Cúpulas
Cúpulas Cópulas
Y yo siempre debajo.

8.
El androide llegó a Isla de Pascua.
Sentóse en el totem
a esperar el próximo diluvio.

9.
Qué gran maraca es la guerra
Obligada a fornicar:
El hombre es el que paga.

10.
Marilyn, la más hermosa
Dice un joven
Lanzándose al vacío
a lo Superman.

11.
Janis Joplin dejo una nota:
El orgasmo es la flaqueza del siglo.

12.
Dios eres dueño de todo,
millones de almas: errabundas


Carmen Berenguer (Chile, 1946)

sábado, 29 de julio de 2017

Ramón Xirau. Cireres (Cerezas).

Naturaleza muerta con un plato de cerezas (1887)
Paul Cézanne (Francia, 1839 - 1906)
Óleo sobre lienzo
Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, California, Estados Unidos. 

a Octavio Paz
en seu aniversario


Vermelles les cireres,
vermell el claustre illuminat
de vides netes. Claredat.

El sol, cántic de foc?

Vermelles les cireres-
tot llum, tot mar
tot claustre.


a Octavio Paz
en su aniversario


Rojas las cerezas,
rojo el claustro iluminado
de vidas limpias. Claridad.

¿El sol, cántico de fuego?

Rojas las cerezas-
todo luz, todo mar
todo claustro.


Ramón Xirau (España/México, 1924 – 2017).

viernes, 28 de julio de 2017

Pablo Neruda. Sensación de olor.

Arbusto de lilas (1889)
Vincent Van Gogh (Países Bajos, 1853 - 1890)
Óleo sobre lienzo
Museo del Hermitage, San Petersburgo, Federación Rusa.


Fragancia
de lilas...

Claros atardeceres de mi lejana infancia
que fluyó como el cauce de unas aguas tranquilas.

Y después un pañuelo temblando en la distancia.
Bajo el cielo de seda la estrella que titila.

Nada más. Pies cansados en las largas errancias
y un dolor, un dolor que remuerde y se afila.

...Y a lo lejos campanas, canciones, penas, ansias,
vírgenes que tenían tan dulces las pupilas.

Fragancia
de lilas...

de Crepusculario, 1923.

Pablo Neruda (Chile, 1904 – 1973). 

jueves, 27 de julio de 2017

Li Bai o Li Po (李白). Libación solitaria bajo la luna.

Luna de otoño
Zhong Liansheng (China, 1944)
Doble esmaltado sobre metal

Rodeado de flores, ante un jarro de vino,
Libo solo, sin compañera.
Alzo la copa, y convido a la luna.
Ella, mi sombra y yo, venimos a ser tres amigos.

Aunque la luna no puede beber,
y mi sombra en vano sigue a mi persona,
las tomo por transitorias compañías.
¡Divirtámonos, amigas, antes de que pase la primavera!

Canto, mientras la luna pasea.
Bailo, mientras mi sombra vacila.
Antes de mi embriaguez nos entretenemos juntos.
Y cuando estoy ebrio, ser deshace nuestra compañía.

¡Oh, luna! Serás mi inmortal amiga,
Nos veremos a menudo, a través de la Vía Láctea.

Traducción: Chen Guijian (Instituto de Lenguas Extranjeras de Guangzhou, cantón, China.

 Li Bai o Li Po - 李白 (China, 701 – 762).

miércoles, 26 de julio de 2017

Felipe Benítez Reyes. París, librerías de viejo.

Vista de París desde Montmartre (1886)
Vincent Van Gogh (Países Bajos, 1853 - 1890)
Óleo sobre lienzo
Museo de Arte de Basilea, Basel, Suiza.

Mientras huelo la rosa de papel,
marchita y amarilla, de Ronsard,
alguien clava una aguja
en los ojos dormidos que navegan
por el mar ondulante del somnífero
que han vertido en su copa.

Mientras toco el cristal esmerilado
de un verso ornamental de Mallarmé
alguien está
elevando el andamio de tu incierta ventura
al romper un papel o al perder una llave.

Jardines del Luxemburgo, cuando os cruzo aterido
y paso ante la estatua de Verlaine,
achinado en la piedra, alguien resuelve
esa fórmula química
que sembrará el alivio o el horror
en nuestra realidad desamparada.

Al mismo tiempo que leo
el verso en que recrea Baudelaire
la imagen de una serpiente
que baila sobre la punta de un palo,
alguien le dice a alguien al oído
esa frase que siempre quiso oír
para sentir por una vez
el estremecimiento ante el abismo del futuro.

Cuando miro flotar a la pálida Ofelia
sobre el lago de un verso de Rimbaud,
alguien está agitando
en el vibrante cubilete del azar
los dados que deciden
la vida y el amor o sus contrarios.

Mientras voy con mis libros en la bolsa,
alguien está alterando para siempre
esa trama insondable del destino común
al diseñar la pieza de un ingenio mecánico
capaz de procrear o destruir.

La primavera brilla sobre el río
con una luz de encaje dieciochesco,
mientras yo me dirijo al café de los Dos Monigotes
pensando inquietamente en estas cosas,
al modo en que se piensa en un cuchillo
que penetra en la carne temblorosa del mundo.

Felipe Benítez Reyes (España, 1960).

martes, 25 de julio de 2017

Carlos Castro Saavedra. El mundo por dentro.

Conservación de la biosfera
Sivia Arellano
Arte naif primitivista
Solentiname, Nicaragua.

Siento correr los ríos por mis venas
y crecer las estrellas en mi frente.
Siento que soy el mundo y que la gente,
habita mis pulmones y colmenas.

De flores tengo las entrañas llenas
y de peces la sangre, la corriente
que caudalosa y permanentemente
inunda mis canciones y mis penas.

Llevo por dentro el fuego que por fuera
dora los panes, seca la madera
y produce el incendio del verano.

Las aves hacen nidos en mi pelo,
crece hierba en mi piel, como en el suelo,
y galopan caballos en mi mano.

Carlos Castro Saavedra (Colombia, 1924 – 1989). 

lunes, 24 de julio de 2017

William Butler Yeats. The Wild Swans at Coole (Los cisnes salvajes de Coole).

Familia de cisnes (1899/1900)
Henri-Edmond Cross (Francia, 1856 - 1910)
Óleo sobre lienzo
Colección privada

The trees are in their autumn beauty, 
The woodland paths are dry, 
Under the October twilight the water 
Mirrors a still sky; 
Upon the brimming water among the stones 
Are nine-and-fifty swans. 

The nineteenth autumn has come upon me 
Since I first made my count; 
I saw, before I had well finished, 
All suddenly mount 
And scatter wheeling in great broken rings 
Upon their clamorous wings. 

I have looked upon those brilliant creatures, 
And now my heart is sore. 
All's changed since I, hearing at twilight, 
The first time on this shore, 
The bell-beat of their wings above my head, 
Trod with a lighter tread. 

Unwearied still, lover by lover, 
They paddle in the cold 
Companionable streams or climb the air; 
Their hearts have not grown old; 
Passion or conquest, wander where they will, 
Attend upon them still. 

But now they drift on the still water, 
Mysterious, beautiful; 
Among what rushes will they build, 
By what lake's edge or pool 
Delight men's eyes when I awake some day 
To find they have flown away? 



Los árboles están en plena belleza otoñal,
y los senderos del bosque están secos,
en el crepúsculo de octubre el agua
refleja un cielo quieto;
sobre el agua que desborda las piedras
hay cincuenta y nueve cisnes.

Diecinueve otoños me cayeron encima
desde la primera vez que los contara;
y vi, mucho antes de haber terminado
que todos de repente vuelo alzaban
dispersándose en grandes anillos rotos
en revuelo de alas clamorosas.

Yo apreciaba esas criaturas brillantes
y hoy mi corazón está dolido.
Todo cambió desde que, al oír en el ocaso,
por primera vez en esta costa
sobre mi cabeza el tañer de sus alas
con paso más ligero caminara.

Frescos aún, amante con amante,
chapotean en las frías
y afables corrientes o por el aire ascienden.
Sus corazones no han envejecido;
vagan a su antojo, pues pasión o conquista
aún los esperan.

Flotan ahora sobre el agua tranquila,
misteriosos y bellos.
¿Entre qué juncos se asentarán,
al borde de cuál lago o estanque
deleitarán los ojos de los hombres
cuando despierte yo algún día
para descubrir que se han volado?

Traducción: Delia Pasini

William Butler Yeats (Irlanda, 1865 – 1939).

domingo, 23 de julio de 2017

Claudio Rodríguez García. Ajeno.

 
El camino solitario
Alexander Mann (Reino Unido, 1853 - 1908)
Óleo sobre lienzo


Largo se le hace el día a quien no ama
y él lo sabe. Y él oye ese tañido
corto y duro del cuerpo, su cascada
canción, siempre sonando a lejanía.
Cierra su puerta y queda bien cerrada;
sale y, por un momento, sus rodillas
se le van hacia el suelo. Pero el alba,
con peligrosa generosidad,
le refresca y le yergue. Está muy clara
su calle, y la pasea con pie oscuro,
y cojea en seguida porque anda
sólo con su fatiga. Y dice aire:
palabras muertas con su boca viva.
Prisionero por no querer, abraza
su propia soledad. Y está seguro,
más seguro que nadie porque nada
poseerá; y él bien sabe que nunca
vivirá aquí, en la tierra. A quien no ama,
¿cómo podemos conocer o cómo
perdonar? Día largo y aún más larga
la noche. Mentirá al sacar la llave.
Entrará. Y nunca habitará su casa.

De Alianza y condena, 1965.


Claudio Rodríguez García (España, 1934 – 1999).